201° ANIVERSARIO CUERPO DE INFANTERIA DE MARINA

 In COMBRIGADA

El nacimiento de la Infantería de Marina de la Armada de Chile, se remonta al año 1817, cuando en la cubierta del bergantín Águila se improvisa una dotación de soldados del Batallón N° 1 “Cazadores de los Andes” con la misión de rescatar a los patriotas que se encontraban expatriados en la isla Juan Fernández durante la Independencia de Chile. Sin embargo, no fue hasta 1818 que el entonces Director Supremo General Bernardo O´Higgins, para materializar la organización de una fuerza naval, emitió un Decreto Supremo el 16 de junio, por el cual se establecía un Mando en Jefe a Flote con claras atribuciones operativas y, entre otras disposiciones, se le subordinaban a éste el “comandante, oficiales y tropa de marina” que integraban las necesarias guarniciones de los buques de guerra, con funciones apropiadas a su rol. Constituye este hecho, lo que se considera el nacimiento oficial de la Infantería de Marina en Chile, del “Infante de Marina”, del “Soldado del Mar” o conocidos popularmente como “Cosacos”, siendo su rol en aquel entonces como “gente que dispara fusiles desde las cofas, maneja el hacha en los abordajes, la bayoneta y los cañones en los desembarcos”

Desde entonces los soldados del mar han estado presentes en todos los conflictos armados, crisis Y emergencias que nuestro país ha vivido, materializando la capacidad de proyección de la primera fuerza operativa naval nacional. Entre los hechos más significativos de esta Fuerza Anfibia, destacan el Combate Naval de Iquique el 21 de mayo de 1879, el Asalto Anfibio en Pisagua el 2 de noviembre de 1879; Durante la campaña de Lima, participando en los desembarcos en Pisco y Tambo de Mora, en las Batallas de Chorrillos y Miraflores.

En 1978 el “Cuerpo de Infantería de Marina” enfrentó el “Crisis del Beagle” en torno a la soberanía de las Islas Picton, Nueva y Lennox y su espacio marítimo adyacente, con el propósito de enfrentar con éxito el potencial conflicto bélico, la cual se organizó en un breve plazo y estuvo compuesta por más de cinco mil efectivos.

El 14 de diciembre de 2012, se crea la  “Brigada Anfibia Expedicionaria”, constituyéndose    a partir   de ese momento en una Fuerza de Combate de carácter permanente, subordinada militar y operativamente al Comando de Operaciones Navales. Siendo actualmente el núcleo de la mayor organización de las fuerzas de desembarco de la Armada de Chile, constituyéndose en una Fuerza Anfibia moderna que otorga significativas capacidades de combate.

Desde 1968 el rol principal de la Infantería de Marina está orientado a vencer en combate,  pero además ha estado al servicio de la paz, participando activamente en operaciones bajo el mandato de las Naciones Unidas en distintos países y continentes; incluyendo la remoción y destrucción las minas antipersonales (tratado de Ottawa), contribuyendo así a la seguridad de las personas y a preservar el medio ambiente. El Cuerpo de Infantería de Marina ha estado presentes en todas las crisis, guerras, operaciones de ayuda humanitaria, apoyo ante catástrofes y cooperación internacional, en las cuales, efectuó una participación que ha hecho trasender a la Armada de Chile, siendo dignos del reconocimiento institucional, nacional e internacional.

Actualmente está Formado por alrededor de 3000 hombres, constituyéndose como la principal fuerza de proyección anfibia de la Armada, empleando la movilidad estratégica característica de las Fuerzas Navales para desplegar rápidamente unidades de tarea, de armas combinadas y fuerzas especiales. Nuestra capacidad para embarcar en muy poco tiempo junto con apoyos aéreos y terrestres orgánicos de la Armada nos convierte en una unidad de alto valor estratégico por su experto grado de adiestramiento, capacidad y posibilidad de posicionarse de forma rápida y discreta en aguas internacionales; constituyendo un factor de “fuerza “ y “disuasión” considerable.

Con el transcurso del tiempo “los soldados del mar” han evolucionaron en sus funciones, organización y equipamiento, siempre resguardando la soberanía e integridad territorial, promoviendo y defendiendo los intereses nacionales en el exterior, pero nunca perdiendo el rumbo. “Proyectar el poder naval hacia tierra”

“Los Soldados del Mar poseemos valores, formas, costumbres, tradiciones, historia y doctrina común, que nos distingue claramente dentro del personal de la Armada, asociándonos a la figura del Guerrero Anfibio que no ceja nunca en el cumplimiento de su misión, no importando el costo o sacrificio que ello signifique. Un ejemplo nítido de lo que digo es la acción del Sargento Aldea en el Combate Naval de Iquique”.

Contraalmirante IM Pedro Ábrego Martínez

Leave a Comment

Contáctanos

En estos momentos no estamos conectados, pero puede enviarnos un correo a través del siguiente formulario.